Ejemplos de Ensayos

En este artículo vamos a darte varios ejemplos de ensayos para que sepas distinguirlos.

Un ensayo consiste en realizar la exposición desde un punto de vista subjetivo en torno a un tema específico, el cual puede abarcar cualquier tipo de origen: Política, Moral, Sociedad, Cultura… Este género literario se caracteriza porque no requiere de ningún tipo de requisito a la hora de escribir ya que permite que la obra se redacte de manera libre y personal.

A continuación puedes descargar un ejemplo de ensayo, está dividido por partes para que puedes utilizarlo de modelo para crear tus propios ensayos.





 

ejemplo de un ensayo

Partes y ejemplos de ensayos

Lo cierto es que a la hora de redactar el ensayo el autor no tiene una estructura fija. No obstante, la mayoría de ensayistas optan por la estructura clásica: Introducción, desarrollo y conclusión. Es la manera más adecuada de exponer las ideas de una manera clara y ordenada. Vamos con ejemplos de cómo realizar un ensayo.

Introducción

Generalmente es breve, aunque varía en función de la extensión del ensayo. Su principal objetivo es introducir al lector en el tema a tratar en la obra; es decir, plantear la hipótesis, la idea que el ensayista busca realizar o esclarecer a lo largo del ensayo. Lo más importante es que el lector se interese por el tema del que va a tratar la obra, por lo que es necesario utilizar un lenguaje accesible para el lector.


Por ejemplo, Einstein comienza su libro “Sobre la teoría de la relatividad especial y general” de la siguiente manera:

 

Seguro que también tú, querido lector, entablaste de niño conocimiento con el soberbio edificio de la Geometría de Euclides y recuerdas, quizá con más respeto que amor, la imponente construcción por cuyas altas escalinatas te pasearon durante horas sin cuento los meticulosos profesores de la asignatura”.

 

Desarrollo

Es el cuerpo del ensayo, en el que se va a desarrollar la hipótesis planteada en la introducción. Es el espacio en el que el autor expone todos los argumentos que sustentan la hipótesis inicial. Para ello, el autor se puede valer de citas, notas y referencias para que sus argumentos sean sólidos.

A la hora de redactar el desarrollo de la obra, es muy aconsejable que antes de iniciar la escritura, se realice un esquema o cuadro sinóptico en el que se desarrolle a grandes rasgos el contenido del ensayo.

Vamos con el ejemplo de una parte del desarrollo de Cristian Santibáñez en su ensayo “La argumentación. Variantes y ejemplos”.

“Del artículo “La Televisión: Razones de una Buena Nota” (El Mercurio, 24 de Noviembre de 1996), leemos:

“…Según proyecciones, una persona nacida en 1990, cuando cumpla setenta años en el 2050, habrá estado expuesta a la pantalla alrededor de 70 mil horas, mientras que habrá cursado estudios durante 30 mil horas y habrá dedicado a la vida laboral unas 65 mil horas. En otras palabras, ver televisión es una de las principales, sino la principal actividad, que realizan despiertas las personas en las sociedades de fin de siglo.”

Conclusión

Es la parte final del ensayo. Generalmente consta de dos partes. Por un lado, la recapitulación de la hipótesis y de todas las ideas que se van a desarrollar durante el cuerpo del ensayo. Y, por otro lado, la idea final o reflexión personal del autor que proponga al lector una interpretación de los resultados logrados con la obra.

Es muy importante que, en el momento de recapitular las ideas que se han desarrollado en la obra, estas no se repitan de una manera idéntica ni con la misma extensión. Además, otro punto a tener en cuenta es que no hay que introducir nuevos argumentos en la conclusión; en ella simplemente se debe redactar una reflexión, un comentario final o el punto de vista.

Este es un ejemplo de un fragmento de la conclusión de un ensayo científico que trata sobre la investigación médica:

Como resultado de la investigación estadística presentada, es posible concluir que existe una relación entre los altos niveles de estrés y el aumento de peso en las personas que se encuentran entre los 20 y 35 años, debido a dos factores principales; el primero es debido a la ansiedad que produce el estrés en las personas, la cual controla comiendo alimentos ricos en azúcares como dulces y bebidas azucaradas, como refrescos y café con azúcar.”

ejemplo de un ensayo

 

Ejemplo de un Ensayo

Ensayo científico

Este tipo de ensayo combina la imaginación artística con el razonamiento científico. Es decir, por un lado se basa en la ciencia con el fin de explorar la realidad; y, por otro lado, toma el arte para expresar la belleza.

Ensayo científico sobre la eutanasia:

El acto deliberado de poner fin a la vida de un paciente”

Ese derecho a vivir, es un derecho humano.

¿Quién tiene derecho a decir cuando debe acabar esa vida?

La respuesta más lógica es simple. Cada uno es dueño de su propia salud y por ende, está en su facultad de decidir si hace se autoinflinge daño o si termina con su existencia.

La postura a favor de “asistir al paciente” si este desea poner fin a su vida puede resumirse en una única idea: la libertad.

La libertad del paciente de poder tomar la decisión de no detener su sufrimiento.

¿Y la postura contraria?

Quienes argumentan en contra sostienen que la vida humana es inviolable y que la eutanasia equivale a un asesinato asistido. Afirman también que la vida debe ser preservada, a pesar de que las condiciones en que se encuentre la salud de la persona.”

ejemplos de ensayos

Ensayo literario

Es un tipo de ensayo que parte de una obra literaria de temas muy diversos: Historia, filosofía, política, moral… No obstante, el autor no se limita exclusivamente a abordarla, sino que además aporta observaciones, costumbres y experiencias relativas a la misma.

Ensayo literario: Apología del matambre, de Esteban Echeverría

Un extranjero que ignorando absolutamente el castellano oyese por primera vez pronunciar, con el énfasis que inspira el nombre, a un gaucho que va ayuno y de camino, la palabra matambre, diría para sí muy satisfecho de haber acertado: éste será el nombre de alguna persona ilustre, o cuando menos el de algún rico hacendado. Otro que presumiese saberlo, pero no atinase con la exacta significación que unidos tienen los vocablos mata y hambre, al oírlos salir rotundos de un gaznate hambriento, creería sin duda que tan sonoro y expresivo nombre era de algún ladrón o asesino famoso. Pero nosotros, acostumbrados desde niños a verlo andar de boca en boca, a chuparlo cuando de teta, a saborearlo cuando más grandes, a desmenuzarlo y tragarlo cuando adultos, sabemos quién es, cuáles son sus nutritivas virtudes y el brillante papel que en nuestras mesas representa.

 

Páginas relacionadas de interés:


Facebooktwittergoogle_plusmail

Comentar

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *